Evento Pro-Japón.

Debido a los conocidos y desafortunados eventos ocurridos a principios de Marzo en Japón, la Asociación México-Japonesa, A.C. decidió unirse a los muchos esfuerzos para ayudar al país del sol naciente. Entre las actividades que planeó para ayudar económicamente fue la realización de un evento donde se presentaron gran parte de las propuestas de la cultura pop japonesa en México, es decir, un evento donde la música, el baile, el manga, los videojuegos, el cosplay y una expresión como las Lolitas se juntaran.

En un primer vistazo esto podría parecer una más de las tantas convenciones que al día de hoy hay en nuestro país, con la única diferencia de que se trataba de un evento de beneficencia. Esta primera impresión quedaba rápidamente de lado al mostrarse más bien este evento como uno donde, por una parte, predominara la parte musical así como el encuentro entre amigos y conocidos, como un cierto acercamiento más claro a lo japonés en México. Además de que la cuestión mercantil, que llega a ser el corazón mismo de la mayoría de las convenciones, se encontraba prácticamente nula pues había poca mercancía y los artículos que estaban a la venta estaban más encaminados a mostrar parte de lo japonés en México y a donaciones.

Debo decir que no llegué a la hora que inicio y que me fui antes de que terminara. Al parecer llegué más o menos a la misma hora que la mayoría, pues cuando entré al lugar habían varios grupos que también arribaban, sin mencionar que unas dos horas antes de terminado el evento éste estaba prácticamente vacío, situación que obligó a los organizadores a adelantar algunas situaciones como la rifa de una cámara digital programada para el final.

Los grupos que alcancé a ver fueron Anima Tempo (metal), Ish (rock-nü metal), Pinku go (fan-idol), Kakkoii (j-pop) y Dulce María (pop, exmiembro de la Academia de Tv Azteca). Debo decir que casi todos tuvieron bastante emocionado al público, el cual se iba rotando pues, por ejemplo, con Anima Tempo la mayoría de quienes estaban viendo eran hombres (cabello largo, playeras negras, bermudas y cadenas) y con Kakkoii era más mixto, aunque los gritos provenían en su mayoría de chicas quienes coreaban las canciones y lanzaban piropos a los integrantes de la banda. En el caso de Pinku go pasó algo muy curioso pues aunque no fue la presentación con más público, pero sí con bastante gente, estuvo un grupo de wotas quienes llamaron la atención de los asistentes con sus pasos de baile wotagei, que hacían para apoyar al grupo de fan-idol, el cual según me comentaron, es el más importante del momento, lo que ocasionó que por momentos tuvieran más miradas que las mismas integrantes de Pinku go.

De un lado del salón, que daba a unos grandes ventanales y balcones, estaban unas mesas: Nintendo, quienes promocionaban la nueva consola 3DS; un grupo de lolitas quienes llevaban información sobre su movimiento además de algunos productos;  un par de mesas de estudios de dibujantes de manga donde podías  tener tu retrato por 15 pesos o comprar alguna de las ilustraciones o acuarelas que tenían. Estas pocas pero concurridas mesas eran vistas durante los intervalos de las presentaciones.

Además había comida japonesa, bebidas y un par de estaciones de radio por Internet transmitiendo en vivo. El ambiente era agradable tanto así que los miembros del staff, quienes portaban playeras blancas con la leyenda “pray for Japan”, no tuvieron mucho qué hacer y se dieron a las actividades distendidas, aunque eso ocasionó que varios entraran sin pagar entrada, ya por malicia, ya por confusión de no saber donde comprar las entradas.

Así fue un muy buen ambiente. Quizá el calor fue incómodo por algunos momentos, pues el lugar donde se desarrolló el evento era algo encerrado, pero los asistentes lo solucionaban saliendo un poco y disfrutando del jardín y los juegos que había en él (asumo que esta situación provocó que la mayoría de quienes llevaran cosplay estuvieran al aire libre pues en verdad que hacía calor y andar con gabardinas gruesas no ayudaba mucho).

Al parecer el evento tuvo un buen balance. Las presentaciones fueron buenas y los recursos no pocos, al menos de entradas se vendieron 957 ya que ese era el número de la mía. Tal vez lo único que confundió un poco fue la presencia de los ex integrantes de la Academia, aunque ya para ese momento el evento estaba prácticamente vacío e incluso los miembros del staff se estaban yendo; además de los chistes de Caeli, conocida blogera quien vivió en Japón, aunque, por lo que observé, pocos hacían caso a lo que decía y se quedaban con lo que veían.

Este tipo de eventos engloban una variedad de cosas pero, por el momento, me gustaría reflexionar sobre algo bastante interesante: la tragedia en Japón desencadenó una serie de expresiones artístico culturales en todo el mundo. A qué me refiero con esto: Ya es común poner a la cultura pop japonesa como un referente de la cultura pop en el mundo. El manganime, los diferentes estilos, la música, el folclore… toda esa serie de elementos aparece retratada, o al menos caricaturizada, en diversas expresiones culturales en el mundo, tanto así que momentos después del tsunami, o maremoto (como dirían algunos puristas del español), de inmediato se desataron algunos comentarios medio en broma medio en serio sobre Godzilla o UltraMan. Es decir, la imagen de Japón ante el mundo está ya bien tamizada por las rejillas de sus producciones audiovisuales.

En cuanto a las muestras de apoyo, como este evento, es importante reflexionar pues, por ejemplo, en Internet de inmediato se comenzaron a elaborar una serie de carteles, videos, playeras… que contenían imágenes al más puro estilo del manga japonés con mensajes de apoyo. Tan solo para comparar creo que es interesante pensar en los desastres de Haití y Chile de los cuales el primero tuvo consecuencias quizá tan graves como las de Japón pero no desataron esta serie de expresiones de apoyo. Japón, sea lo que sea, está bien metido en el capital cultural de gran parte de la población del mundo y, tal vez, esto provocó que el golpe fuera más fuerte para todos. Es decir, en un cierto sentido el mundo es muy cercano a Japón y el golpe se siente como si fuera de uno.

Además es importante ver como la idealización de este país (tan tecnológico, tan avanzado, tan del Primer Mundo) y el choque con esta dura realidad generan dudas en todo el mundo las cuales llegan hasta el punto de dudar sobre la supervivencia del hombre y su capacidad para resistir la fuerza de la naturaleza. En pocas palabras, una imagen de un Japón de mechas se ha opacado por la imagen de un Japón con casas arrastradas por el tsunami (obviamente, ambas proveídas por los medios masivos de comunicación).

No se, tal ves es como me dijo mi madre “tú que andas muy metido en eso de los japoneses lo has de haber sentido más fuerte”. Por lo pronto, Pray for Japan!
evento projapon