“Keynote: Mechademia in Seoul” de Ōtsuka Eiji

Una breve nota sobre el artículo que traduce el discurso presentado por Ōtsuka Eiji en la conferencia “Mechademia in Seoul—World Renewal: Counterfactual Histories, Parallel Universes, and Possible World” 2012

Una breve nota… está interesante! Algunas de las ideas que trata Ōtsuka Eiji en este artículo (o discurso) las desarrolla en otros libros, pero resulta muy ventajoso tener aquí resumido y traducido al inglés estas ideas. (Aunque también un poco confuso)

El artículo traducido por Alexander Zahlten publicado recientemente en la electronic journal of contemporary japanese studies (ejcjs) . En el Ōtsuka explica la relación que encuentra entre la historia (en singular) y las historias o narrativas de la llamada subcultura en Japón como el manga. Esto explica su rechazo al las teorías del posmodernismo y lo que el ve como una substitución de “la historia” por la “saga”. La substitución de “la historia verdadera” por una “historia virtual”; una estructura narrativa desconectada de una gran narrativa, es decir la historia en si.

Ōtsuka analiza ejemplos de la literatura, manga y anime en su contexto histórico y político para argumentar que esta cultura popular que nace en la posguerra y en particular a finales de los 70s y 80s, es un “escape de la historia a la saga”, es decir, una des contextualización de la historia (transformada simplemente en estructura narrativa) y a la par, una preponderancia de la narración en primera persona (o perspectiva subjetiva, es decir el “yo”) que, dentro de una narrativa vacía de significado (es decir, incapaz de conectar con la historia), se vuelve un “yo vacío”.

Si bien esta interpretación de Ōtsuka parte de un punto muy similar al posmodernismo (muy a grosso modo, la substitución de lo real por lo virtual, el yo como un símbolos vacío, des contextualización, etc), Ōtsuka no deja de señalar una relación con la historia y en lo particular, un deseo por la historia (aunque sea en forma de lo que llama “saga” o historia imaginaria) que “satisfaga a un yo vacío”. (Por cierto, en este respecto me parece que se puede tender un puente a lo que argumenta Giddens sobre  el “proyecto reflexivo del self”)

Bueno, más o menos así las cosas. Léanlo, está interesante. Omití varios detalles importantes.

Este es el link:

http://www.japanesestudies.org.uk/ejcjs/vol17/iss1/otsuka.html

Ōtsuka Eiji, International Centre for Japanese Studies, [About | Email]

Alexander Zahlten, Department of East Asian Languages and Civilizations, Harvard University, [About | Email]

Volume 17, Issue 1 (Translation 1 in 2017). First published in ejcjs on 23 April 2017.

Anuncios

“Participatory Culture in a Networked Era: A Conversation on Youth, Learning, Commerce, and Politics” de Henry Jenkins, Mizuko Ito, and danah boyd

Comentarios sobre el libro “Participatory Culture in a Networked Era: A Conversation on Youth, Learning, Commerce, and Politics” de Henry Jenkins, Mizuko Ito, and danah boyd 

Acabo de terminar de leer este libro Participatory culture in a networked era (1) y dejo aquí mis impresiones antes de que se me olvide!

El libro el libro es del 2015 así que ya tiene un ratito. Aun así es bastante interesante para actualizarse o tener una amena introducción al debate sobre la “cultura participativa”. Se desarrolla principalmente como una conversación entre Henry Jenkins, Mizuko Ito, y danah boyd, así que la experiencia de leerlo es como pasar unas horas conversando con estos autores.

Hennry Jenkins es famoso por introducir el término de culturas participativas en el contexto del estudio de aficionados (fan studies) en su libro Textual Poachers  (2). Sobre Mizuko Ito ya había leído un poco por sus estados de media-mix (3) y su libro coeditado Fandom unbound  (4). De danah boyd no sabía nada hasta ahora pero sus comentarios fueron bastante interesantes.

Bueno, pues el libro me parece una sincera expresión de los principales pensamientos de estos tres autores, quienes han tenido en el caso por ejemplo de Henry Jenkins en particular, una voz importante en esta materia. Por lo mismo me parece muy interesante ver sin demasiada retórica académica cuales son las ideas e ideales, el contexto y también las limitaciones desde las cuales estos autores hablan.

El libro trata de definir y redefiner el concepto de “culturas participativas” en los nuevos contextos políticos, tecnológicos y sociales que se han desarrollado rápidamente con la popularización de la Web 2.0 y el uso social e institucional de los recursos del internet.

Es una buena actualización sobre estos temas, y toca por ejemplo problemas de comercialización, monetización, problemas políticos como la participación civil o las redes sociales en relación con movimientos sociales. Todos estos temas se han venido relacionado con el tema cultura participativa, llevando el debate más allá de los estudios sobre los mass media, el internet y las culturas de aficionados o culturas de fanáticos, que es de donde parten dichos autores.

Al al respecto de esto podría hacer también una crítica al libro. Me parece que las posiciones de los tres autores, más en particular la de Jenkins, carecen de una perspectiva más amplia sobre lo que son los movimientos sociales y las instituciones. Aunque ellos mismos dicen que no se debe de limitar el tema de las culturas participativas al tema de las arquitecturas de los ambientes tecnológicos, su discusión ofrece pocas perspectivas claras de cómo podemos entender a estas culturas participativas y la agencia de los sujetos participantes ante las instituciones sociales asimétricas.

En lo general, me parece que la discusión del libro depende demasiado de un contexto restringido a estas mismas arquitecturas que crean los medios y las empresas. Es decir, planeta el problema y las bases empíricas para hacer la crítica, pero da pocas respuestas articuladas en su marco de lo que son las “culturas participativas”. Habría que revisar detenidamente las referencias que los autores van presentando a lo largo del libro (y muchas otras de teoría política, económica y social) para ir articulando un concepto de “cultura participativa” que sea tan amplio como el que los autores desean.

Por lo miso me parece que, finalmente el libro no llega a tratar satisfactoriamente los temas de participación civil, o la transformación de las instituciones sociales a travez de la acción colectiva en sentido amplio. El enfoque del libro y de su definición de “cultura participativa” se restringe finalmente en su relación con las arquitecturas de los medios. Un tema que sin embargo no deja de ser central.

EN resumen, la sinceridad del libro me parece bastante constructiva y deja abierto el debate sobre la relación que esta “cultura participativa” tienen con estudios recientes relacionados con la cultura de jóvenes, la comercialización de las actividades sociales, o la democracia y participación civil. Incluyendo las opiniones de los autores hacia algunas de las críticas que ha recibido el optimismo con el que abordan a las culturas del internet, creo que el libro es una buena referencia ya sea como introducción o como actualización, y un punto de partida importante para profundizar en la discusión que los autores dejan abierta.

Referencias:

1 Jenkins, H., Ito, M., & Boyd, D. 2015. Participatory culture in a networked era. Cambridge: Polity.

2 Jenkins, Henry. 1992. Textual Poachers: Television Fans and Participatory Culture. Routledge.

3 Ito, Mizuko. 2008. “Mobilizing the Imagination in Everyday Play: The Case of Japanese Media Mixes.” In The International Handbook of Children, Media and Culture, eds. Livingstone Sonia and Kirsten Drotner. SAGE Publications Ltd, 397–412.

4 Ito, M., Okabe, D., & Tsuji, I. (Eds.). 2012. Fandom unbound: otaku culture in a connected world. Yale University Press.