Cosplay: Salvemos al mundo

3 de agosto 2011. En realidad la historia comienza la noche anterior pero el gran golpe sucedió ese día. Un sujeto, desconocido, como todos en Internet, colgó un previo del conocido programa “La Rosa de Guadalupe”. De inmediato se convirtió en un viral de Internet. Los usuarios de las redes sociales on line comenzaron a clamar por el tan apreciado link para ver aquello que colmaba sus muros y listas de correos.

Más allá del guadalupanismo mexicano (y de toda Latinoamérica pues el asunto trascendió fronteras) la razón para que este capítulo en especial generara tanta ansiedad fue algo bien sencillo: iba a tratar acerca del cosplay. Ahora bien, habrá que aclarar algunas cosas.

Primero, ¿Qué es el cosplay? Es difícil dar una noción exacta acerca de esta práctica cultural (algunos hablan de rito posmoderno, otros de performance, unos más de evasión de la realidad…). Como buen antropólogo he de dar una descripción antes que la adjetivación así que el cosplay, desde esta perspectiva, podría ser definido como una actividad donde un sujeto se disfraza (¿?) de algún personaje de manga o anime japonés imitando su comportamiento. Es decir, no solo se viste si no que lleva a cabo una cierta actividad peformativa.

Dentro de los círculos de conocedores sobre la cultura pop japonesa esta actividad es harto conocida más no entre el público en general… y sobre esto iba el problema del mencionado capítulo de “La Rosa de Guadalupe”.

El previo mostraba un par de adolescentes llegando a una preparatoria pública llevando un cosplay. Namiko Moon y Hiroshi-san; la Enviada/Diosa del Génesis y el Gladiador del Horóscopo. De pronto llegaba una chica diciéndoles Ya sacaron boleto. Hay un corte y la chica es atacada Te voy a tocar y me vas a hacer caso. Entre estas escenas sale la chica hablando con su abuela quien se asusta un poco por las actitudes de la chica. La escena culminante del previo es una donde la madre de Namiko Moon le habla con dulzura para que deje de creerse el personaje.

Todo el mundo se volvió loco. Ya no voy a cosplayear porque me violan. Club de fans de Namiko Moon & Hiroshi-san. Hiroshi-san. Namiko Moon. Varios grupos en facebook se formaron para hablar del tema. En los muros llovían invitaciones para firmar propuestas contra Televisa. El capítulo olía a ofensas y una muestra desinformada acerca del movimiento otaku-friki o como se le quiera nombrar. Todo el fandom se movía; los chats estaban llenos y la gente se preguntaba que pasaría. Indignación, risas, expectación y desinterés. Una mezcla heterogénea de sentimientos los cuales despertaban más y más conforme pasaban las horas.

Todo el 3 de agosto transcurrió con comentarios a favor y en contra. Los bloggeros esperaban para comentar y todos preguntaban por alguna página donde ver el capítulo en vivo… y por Internet.

Las cinco y todo sereno. Diez minutos de retraso entre la televisión y el Internet. ¿Se habrá cancelado? ¿Dieron resultado las presiones? ¿Quién es la chica de naranja de la novela? De pronto el capítulo inició. La primera escena era la del previo. Todo parecía augurar un mal desenlace. Cada frase era convertida en meme. La abuela de Nomiko Moon tenía más de mil seguidores antes de la primera media hora del capítulo. La mamá de Nomiko Moon iba por las mismas. Y qué decir de los protagonistas. Bromas, comentarios, quinielas sobre la presunta violación de Nomiko. Una hora de festival en Internet. Otro frase era dicha y otro grupo era abierto en facebook. Al final… nadie supo muy bien de que iba el programa. Por una parte estaban aquellos chicos freaks inadaptados que eran bulleados por chicos normales. El intento de violación frustrado por el primo de Nomiko Moon. La mamá y la abuela de Nomiko Moon tratando de comprender que pasaba con su hija. Una directora que no sabe como resolver lo que está sucediendo. Preguntas complejas como ¿Y tu qué eres? Y un final… raro… con una madre comprensiva que aparece de cosplay para que entiendan a su hija…

La moraleja fue algo así como “Son idiotas pero respétenlos” (además del “soy Penélope” mientras se quita la peluca). Sobre este tema caben varias reflexiones. Por un lado el hecho de que la gran televisora del país haya realizado un capítulo al respecto; el tono que le da; la información que puede otorgar sobre la perspectiva que tienen del tema. Del otro lado estaría la reacción (reacciones) que se dieron dentro del fandom (comunidad otaku-friki-cosplay) donde los memes (a favor, en contra y paródicos) no se hicieron esperar.

Televisa

En principio se tiene que tener claro que una de las razones por las cuales existe este movimiento (otra de las cosas interesantes es el rechazo a ser llamados tribu urbana) es que en los ochentas y noventas esta televisora (junto con Tv Azteca) comenzó a transmitir anime (claro, en ese tiempo nadie lo llamaba así) japonés y esto se volvió una de sus apuestas más rentables incluso superando las series y caricaturas estadounidenses. Poco a poco la gente comenzó a darse cuenta de las diferencias tanto en dibujo como en temática siendo más serios, violentos, adultos, extraños que las demás propuestas televisivas.

Sin hacer el recuento de toda la historia del movimiento hemos de decir que poco a poco se fue extendiendo el gusto por estas series y los círculos de expertos fueron adentrándose más y más generando conexiones internacionales para conseguir los capítulos que no llegaban a México o series completamente desconocidas en occidente. En cualquier caso Televisa fue un pilar importante para que se desarrollara todo el movimiento aunque después le fuera arrancado el lugar a la televisión por el Internet.

Ahora bien, pensando en esto (y que en el reciente fracaso televisivo Décadas se entonó el más famoso opening de Dragon Ball Z en español) era un poco evidente que no sería un ataque tan descarado por parte de la citada empresa hacia este grupo quien durante muchos años les dio de comer. En realidad, me parece un juego bastante complicado de entender (o quizá una curiosa coincidencia).

El cosplay (y todo lo referente al fandom) ha crecido tanto que los medios voltean a el. Ahora vemos k-pop en Tv Azteca y a Namiko Moon en Televisa. Como toda buena empresa, las televisoras necesitan tomar de lo que hay para sacar ganancias y más si fueron parte de la creación de tales cosas. Me parece del todo evidente que con este capítulo trataron de ganarse la confianza de los chicos y no me sorprendería que dentro de poco anunciaran alguna barra de animes nueva o más programas al respecto. La atención está captada y así lo demuestran quienes vimos el capítulo… pero… si en verdad esta fue una herramienta de marketing me parece que no les salió tan bien dado que la mayoría vio el capítulo por Internet y todo el asunto se ha gestado en el ciberespacio.

Retomando una laxa definición de meme (pero muy importante en este caso ya que vendría a ser una definición emic)

Los memes son una de las riquezas de Internet y se propagan brutalmente entre todos los usuarios. Es importante siempre mantener su origen y de dónde se han sacado, para mantener un punto de perspectiva. Muchos de los memes tienen su origen en la comunidad 4chan, pero hay que tener en cuenta que en cualquier comunidad de internet puede salir un meme en cualquier momento, eso sí, no hay que forzarlos. Por eso, en cuantocabron intentamos ser estrictos con la fuente original del meme.

Los memes de “La Rosa de Guadalupe” surgen en Internet y a partir de Internet puesto que, como ya se mencionó, la mayoría de quienes lo vieron lo hizo sin prender el televisor. Varios augurios podrían obtenerse de este caso. Por una parte, “Internet kills TV stars”. Ahora ya no es necesario ser un gran conductor de televisión o gastar millones en producción sino que todo se ha vuelto más casero; la gente comienza a gestar sus propios medios de entretenimiento sin la necesidad de amoldarse a los parámetros de las grandes corporaciones.

¿Los medios han sido tomados? Quien sabe, pero sin duda ya hay mas oportunidades de generar cosas al margen. Y es en este ámbito donde se ha desarrollado el fandom mexicano. Ahora vemos fandubs, fansubs, mangakas latinos…

En fin, regresemos al tema principal: Televisa. Habiendo dicho lo anterior (el cosplay está y no podían dejar de explotar el tema) queda decir que la manera como desarrollaron el capítulo no es tan extraña. De hecho me parece uno de los capítulos menos exagerados (y místicos) de la serie (ajá, también he visto otros). Quizá no hubo mucha investigación y los trajes (sobre todo el de Hiroshi-san) no eran tan buenos (aunque alguno de Namiko Moon si pudiera ser la envidia de más de una) pero eso no quita que sea una perspectiva normal de muchos de los padres que tiene algún hijo que realice dicha actividad o de las personas que se sorprenden y burlan de quienes hacen el trayecto entre el metro Tlatelolco y el centro de convenciones… Las actuaciones tal vez dejaron algo que desear pero tampoco están por debajo del promedio. Sí, la gente no anda por ahí todo el tiempo de peluca (en realidad no veo cual sería el problema con eso) pero las primeras reacciones de la madre y la abuela no son tan raras. No se, quizá lo más exagerado fue que de la nada saliera el viento ese por el milagro que nunca entendí.

Es decir, es un programa moralino medio mal hecho que habla del tema de hoy para que la gente vea que está al día y las moralejas no han dejado de funcionar. Más o menos lo que hacen todos los medios actualmente.
Para Televisa tal vez fue un capítulo más o una herramienta más o menos buena de marketing… para el fandom… uno de los eventos más importantes (al menos hasta que ocurra otra cosa).

Fandom

Colgaron el previo y corrió como viral. Todos se quejaron y también critiqué el capítulo de Namiko antes de verlo, ahora likeo todas sus paginas xD (sic). Curioso nombre para un “Me gusta” en facebook pero resume todo el asunto.

La corta historia, como todo en estos tiempos, del problema con el capítulo terminó en un Epic Fail según algunos y una causa de aún más indignación, según otros. Por una parte tenemos lo que ya dijimos: Televisa no podía atacar a los otakus simplemente daría una visión moralina donde ellos también son guadalupanos (no podía ser de otra manera). Por su parte el fandom se hizo su capítulo a parte sin antes verlo. Parecía que las cartas estaban echadas y que todo saldría mal para los otakus según Televisa. El odio hacia esta empresa, a mi parecer, de muestra una vez más que este tipo de movimientos basado casi por entero en los medios de comunicación ya no lo está en los tradicionales los cuales no le ofrecen mucho. La televisión está apagada…

Las reacciones de los aficionados pueden clasificarse en: quienes se ofendieron y siguen ofendidos; quienes se ofendieron y rectificaron; quienes esperaron; quienes no les importó; quienes les dio risa antes, durante y después… es decir, hubo una multitud de comentarios dispersos pero la mayoría opinó (si no te interesa… ¿para qué comentas? Otra situación interesante).

¿Cuáles fueron las situaciones más evidentes? Por una parte el rechazo a la televisión nacional. Además de una oposición a la manera en que se retrató al colectivo en el dicho capítulo. También se pueden mencionar las repetidas demandas para no decir que el otaku es una tribu urbana.

Una de las cosas que me saltan con la numeración es aquel casi mandamiento que dice que los especialistas son celosos de su conocimiento. Los herreros eran reverenciados por ser los únicos con acceso a la fundición. El curandero es quien conoce las historias para sanar. El otaku se define solo y en su mundo; el conocimiento sobre lo que hace no puede ser dado por otros. Todo lo que se diga será falso, incorrecto, falto de conocimiento.

No todos pueden tener acceso a ese conocimiento y eso es lo que vale. Los espacios del fandom son los del underground en Internet y no pueden ser profanados por los medios masivos. Está bien que sean muchos y que crezca (“es más fácil comprar anime”) pero no está tan bien que todo el mundo sepa de que se trata. Aún debe mantener aires de extrañeza; de diferencia con el mundo… con la normalidad.

Esto se hizo evidente con todo lo ocurrido en el capítulo. Las demandas eran sí por la ofensa hacia una cierta manera de vivir pero también por el desconocimiento del tema. ¿Qué pasaría si se hubieran contratado cosplayers reales para el programa? ¿Hubiera sido distinto? ¿Más real? Lo cierto es que muchas de las cosas del programa pasan y ahora si que “a quien le quede el saco”. No digo que esté bien o mal pero sucede. El fandom reaccionó y todos vieron el capítulo. Más allá las reacciones dispares podríamos englobar todo en un conjunto de virales que se propagaron. En estos movimiento no hay algo como líderes. Ni aún los creadores de las página en facebook podrían ser. Son eso, virales que surgen, como lo menciona la definición de meme, de la nada y por nadie… o por todos. Los comentarios aislados se repiten y algunos se hacen “Me gusta”. Ya no importan los autores sino que las frases sean pegajosas. Se rompió el copyright y todo es de todos… o bueno, algo así.

El caso es que la proliferación de estos virales y memes son bien curiosos. Al final, creo, ni las opiniones importan tanto como el juego de “dar like” a todo lo que aparezca. Es efímero, sin duda, pero es una base para pensar ciertos movimientos más grandes y acéfalos (ahí están todos los estudios sobre redes sociales que inician con los Black block). Así es el fandom y en tanto tal me parece que el descontento de los participantes en este movimiento sobre ser llamados una tribu urbana. Sí, hay lugares donde se reúnen; momentos donde están todos juntos; canales y chat en Internet donde se contactan… aún así estas formas a penas creo que conforman comunitas. Es más bien una cuestión casi individual o de grupos pequeños de amigos y solo hay conocidos… muchos conocidos.

En pocas palabras, lo que nos demostró el capítulo de “La Rosa de Guadalupe”, más que las perspectivas de la Televisora y del fandom, las cuales son ambivalentes y en un cierto punto sin importancia, es que este movimiento es fluido y cimentando en líquido, por así decirlo. Está en constante restructuración y no tiene una perspectiva única de nada. Es un gusto que sobre pasa. Es una entidad más bien estética cuya ética es ambigua.

Anuncios

Evento Pro-Japón.

Debido a los conocidos y desafortunados eventos ocurridos a principios de Marzo en Japón, la Asociación México-Japonesa, A.C. decidió unirse a los muchos esfuerzos para ayudar al país del sol naciente. Entre las actividades que planeó para ayudar económicamente fue la realización de un evento donde se presentaron gran parte de las propuestas de la cultura pop japonesa en México, es decir, un evento donde la música, el baile, el manga, los videojuegos, el cosplay y una expresión como las Lolitas se juntaran.

En un primer vistazo esto podría parecer una más de las tantas convenciones que al día de hoy hay en nuestro país, con la única diferencia de que se trataba de un evento de beneficencia. Esta primera impresión quedaba rápidamente de lado al mostrarse más bien este evento como uno donde, por una parte, predominara la parte musical así como el encuentro entre amigos y conocidos, como un cierto acercamiento más claro a lo japonés en México. Además de que la cuestión mercantil, que llega a ser el corazón mismo de la mayoría de las convenciones, se encontraba prácticamente nula pues había poca mercancía y los artículos que estaban a la venta estaban más encaminados a mostrar parte de lo japonés en México y a donaciones.

Debo decir que no llegué a la hora que inicio y que me fui antes de que terminara. Al parecer llegué más o menos a la misma hora que la mayoría, pues cuando entré al lugar habían varios grupos que también arribaban, sin mencionar que unas dos horas antes de terminado el evento éste estaba prácticamente vacío, situación que obligó a los organizadores a adelantar algunas situaciones como la rifa de una cámara digital programada para el final.

Los grupos que alcancé a ver fueron Anima Tempo (metal), Ish (rock-nü metal), Pinku go (fan-idol), Kakkoii (j-pop) y Dulce María (pop, exmiembro de la Academia de Tv Azteca). Debo decir que casi todos tuvieron bastante emocionado al público, el cual se iba rotando pues, por ejemplo, con Anima Tempo la mayoría de quienes estaban viendo eran hombres (cabello largo, playeras negras, bermudas y cadenas) y con Kakkoii era más mixto, aunque los gritos provenían en su mayoría de chicas quienes coreaban las canciones y lanzaban piropos a los integrantes de la banda. En el caso de Pinku go pasó algo muy curioso pues aunque no fue la presentación con más público, pero sí con bastante gente, estuvo un grupo de wotas quienes llamaron la atención de los asistentes con sus pasos de baile wotagei, que hacían para apoyar al grupo de fan-idol, el cual según me comentaron, es el más importante del momento, lo que ocasionó que por momentos tuvieran más miradas que las mismas integrantes de Pinku go.

De un lado del salón, que daba a unos grandes ventanales y balcones, estaban unas mesas: Nintendo, quienes promocionaban la nueva consola 3DS; un grupo de lolitas quienes llevaban información sobre su movimiento además de algunos productos;  un par de mesas de estudios de dibujantes de manga donde podías  tener tu retrato por 15 pesos o comprar alguna de las ilustraciones o acuarelas que tenían. Estas pocas pero concurridas mesas eran vistas durante los intervalos de las presentaciones.

Además había comida japonesa, bebidas y un par de estaciones de radio por Internet transmitiendo en vivo. El ambiente era agradable tanto así que los miembros del staff, quienes portaban playeras blancas con la leyenda “pray for Japan”, no tuvieron mucho qué hacer y se dieron a las actividades distendidas, aunque eso ocasionó que varios entraran sin pagar entrada, ya por malicia, ya por confusión de no saber donde comprar las entradas.

Así fue un muy buen ambiente. Quizá el calor fue incómodo por algunos momentos, pues el lugar donde se desarrolló el evento era algo encerrado, pero los asistentes lo solucionaban saliendo un poco y disfrutando del jardín y los juegos que había en él (asumo que esta situación provocó que la mayoría de quienes llevaran cosplay estuvieran al aire libre pues en verdad que hacía calor y andar con gabardinas gruesas no ayudaba mucho).

Al parecer el evento tuvo un buen balance. Las presentaciones fueron buenas y los recursos no pocos, al menos de entradas se vendieron 957 ya que ese era el número de la mía. Tal vez lo único que confundió un poco fue la presencia de los ex integrantes de la Academia, aunque ya para ese momento el evento estaba prácticamente vacío e incluso los miembros del staff se estaban yendo; además de los chistes de Caeli, conocida blogera quien vivió en Japón, aunque, por lo que observé, pocos hacían caso a lo que decía y se quedaban con lo que veían.

Este tipo de eventos engloban una variedad de cosas pero, por el momento, me gustaría reflexionar sobre algo bastante interesante: la tragedia en Japón desencadenó una serie de expresiones artístico culturales en todo el mundo. A qué me refiero con esto: Ya es común poner a la cultura pop japonesa como un referente de la cultura pop en el mundo. El manganime, los diferentes estilos, la música, el folclore… toda esa serie de elementos aparece retratada, o al menos caricaturizada, en diversas expresiones culturales en el mundo, tanto así que momentos después del tsunami, o maremoto (como dirían algunos puristas del español), de inmediato se desataron algunos comentarios medio en broma medio en serio sobre Godzilla o UltraMan. Es decir, la imagen de Japón ante el mundo está ya bien tamizada por las rejillas de sus producciones audiovisuales.

En cuanto a las muestras de apoyo, como este evento, es importante reflexionar pues, por ejemplo, en Internet de inmediato se comenzaron a elaborar una serie de carteles, videos, playeras… que contenían imágenes al más puro estilo del manga japonés con mensajes de apoyo. Tan solo para comparar creo que es interesante pensar en los desastres de Haití y Chile de los cuales el primero tuvo consecuencias quizá tan graves como las de Japón pero no desataron esta serie de expresiones de apoyo. Japón, sea lo que sea, está bien metido en el capital cultural de gran parte de la población del mundo y, tal vez, esto provocó que el golpe fuera más fuerte para todos. Es decir, en un cierto sentido el mundo es muy cercano a Japón y el golpe se siente como si fuera de uno.

Además es importante ver como la idealización de este país (tan tecnológico, tan avanzado, tan del Primer Mundo) y el choque con esta dura realidad generan dudas en todo el mundo las cuales llegan hasta el punto de dudar sobre la supervivencia del hombre y su capacidad para resistir la fuerza de la naturaleza. En pocas palabras, una imagen de un Japón de mechas se ha opacado por la imagen de un Japón con casas arrastradas por el tsunami (obviamente, ambas proveídas por los medios masivos de comunicación).

No se, tal ves es como me dijo mi madre “tú que andas muy metido en eso de los japoneses lo has de haber sentido más fuerte”. Por lo pronto, Pray for Japan!
evento projapon