El “Cool Japan” y el libro “Porqué la ´Japanimation´será derrotada” (2005) de Ōtsuka Eiji (1)

Comentarios al libro “「ジャパニメーション」はなぜ敗れるか” (‘Japanimēshon’ ha naze yabureru ka) – “Porqué la ´Japanimation´será derrotada” (2005) de Otsuka Eiji (大塚英志)

Por Alvaro Hernández.

Nota: Las notas bibliográficas estan citadas en texto como (nota 1), (nota 2), etc, y aparecen completas en “Referencias”, al final del texto.

Cool-Japan.png

El “Cool Japan“, a grosso modo, son una serie de políticas del gobierno japonés planeadas para impulsar algunas áreas de las industrias culturales de este país en el extranjero, entre estas el anime y el manga. Sin embargo, desde sus primeras etapas, estas políticas han sido fuertemente criticadas por varios de los sectores a los que estas están destinadas a ayudar. Este es un tema complicado que necesita un una contextualización mejor a lo que ahora puedo escribir aquí. Por lo pronto presentaré solo algunas ideas relacionadas con el libro que voy a comentar aquí.

Muchas personas pertenecientes al mundo industrial del anime y el manga en Japón rechazan las iniciativas de financiamiento del gobierno o incluso la idea misma de que el anime, manga y otras industrias japonesas relacionadas sean llevadas al extranjero, ¿por qué? Dos libros básicos para entender esta problemática desde dos de las perspectivas en conflicto (una en contra y otra a favor) son el libro de Ōtsuka (2005) (nota 1), que está claramente en contra, y el más reciente libro “Porqué es odiado el ‘Cool Japan’ ” (2014) (nota 2), de Mihara Ryūtarō quien está a favor y que parece haber escrito partes del libro en respuesta al de Ōtsuka.

En otra ocasión comentaré el libro de Mihara, y por lo pronto me concentraré en la idea de Ōtsuka Eiji.

Ōtsuka Eiji comenzó su carrera a principio de la década de 1980 como editor de manga estilo “Lolicon” y posteriormente se dedicó también a producir varios trabajos como novelista de ficción y obras para ser desarrolladas en manga. Sin embargo, su formación como antropólogo cultural lo llevó a producir varias obras de crítica literaria y social enfocadas al mundo del manga y la subcultura japonesa. Sus famosos escritos sobre el uso de narrativa en el manga y la cultura del comic aficionado (dojinshi), en su famosa “Teoría del consumo de narrativa”  (物語消費論) (nota 3) dieron pie y fundamento a la crítica hecha por Azuma Hiroki en su famoso “La posmodernidad animalizante” (2001) (nota 4) que comenté ya hace tiempo muy brevemente aquí.

Posts relacionados

Una contextualización del trabajo de Otsuka Eiji a través de sus contemporáneos

Otsuka Eiji en México

Naturalmente, Ōtsuka es una persona muy cercana no solo al mundo “otaku” sino también a la industria del manga, anime y videojuegos, debido al trabajo central que como guionista y editor a desempeñado, de modo que su crítica a las políticas del “Cool Japan”, se puede decir que reflejan el pensamiento de algunos sectores liberales en el medio. Estas críticas, desde la postura de Ōtsuka, están centradas en un rechazo a investir el manga y el anime del nacionalismo japonés, y poniéndolo de un modo simple, de su uso como propaganda política, más aún cuando el gobierno japonés ha realizado en numerosas ocasiones actos en contra de esta misma industria y de lo que hoy denomina como “el mercado otaku” .

Ōtsuka usa la palabra “Japanimation”, (un anglicismo un poco viejo que se usaba en Estados Unidos para hablar de la animación japonesa) para referirse al anime visto desde la perspectiva de los políticos japoneses. En su argumentación, el “Cool Japan” nace en la mente de los políticos japoneses que buscan desesperadamente una salida a la recesión económica, en el contexto económico justo después de la  llamada “década perdida de 1990”. El “descubrimiento” del “mercado otaku” y su potencial económico y político, se basa, según Ōtsuka, en el reconocimiento por parte de Estados Unidos del valor (artístico, económico, etc) de la animación japonesa.

Ōtsuka critica fuertemente el nacionalismo del gobierno japonés. Por ejemplo, para Ōtsuka este nacionalismo que muestra el Cool Japan,  solo sigue las normas del mercado dictadas por Estados Unidos, y no encuentra ningún problema en convertir la idea de “orgullo nacional”, en una marca comercial que se dedica a la venta del lo que Ōtsuka describe como el espejismo de una cultura tradicional japonesa. Claro, algo similar se puede decir del Cool Britannia que Blair propulsó en la década de 1990. Esta crítica al uso del anime y manga con fines nacionalistas tiene su contraparte por ejemplo en Mihara (ver nota 2), y es un asunto “sensible” tema de largas discusiones, y que es mejor no tomar a la ligera.

El libro de Ōtsuka, cuyo título se puede traducir como “Porqué la ‘Japanimation’ será derrotada” (2005) está dividido en dos partes siguiendo dos argumentaciones principales. La primera se enfoca en entender “de donde viene el manga y la animación” dando una historia detallada del manga y el desarrollo de la idea de “personajes” ficticios. Como es de esperarse, esta parte es un minucioso análisis de la obra de Osamu Tezuka (el autor de Astroboy, considerado el “dios del anime”). Aquí se destaca su argumento de que, es incorrecto considerar a Osamu Tezuka el “origen” de la expresión del manga moderno, idea de la cual dice que  Osamu Tezuka mismo estaba consciente, pero que como menciona Ōtsuka Eiji, ha sido fundamento para decir que el manga y el anime es una cultura tradicional japonesa. Para Ōtsuka Eiji, este es un mito que refleja el nacionalismo  japonés que define como ficticio. (Bueno, pensando en Benedict Anderson (5) , ¿qué nacionalismo no es ficticio?)

La segunda parte del libro, es una serie de contra argumentos que presenta Ōtsuka ante las políticas del “Cool Japan” y sus fundamentos. Estos contra argumentos se centran en demostrar que es “una fantasía” que el anime y las industrias culturales sean un “éxito” internacional (recordemos que Ōtsuka escribe en el 2005, y que aunque el anime sigue sin ser un éxito comparable con Hollywood, el mercado y las mismas políticas del Cool Japan han cambiado significativamente hasta el presente 2016). Del mismo modo, sostiene que la idea del gobierno no es realmente “hacer triunfar” el anime en el extranjero, pues para lo cual necesitaría “derrotar” a Disney y al resto de la maquinaria de producción y distribución de bienes culturales estadounidense,  (lo cual también sería “irreal”). La idea del gobierno, sostiene, es lograr el reconocimiento de Estados Unidos y ser partícipe de la misma maquinaria. En cuanto a esto, Ōtsuka sostiene (y argumenta con datos históricos) que es igualmente una fantasía pensar que esto ayudaría a la industria del anime en Japón, ya que para eso, la industria del anime necesitaría ser centralizada y sometida a procesos de regularización por pare del gobierno, para finalmente alimentar a las industrias estadounidenses sin generar beneficios propios.

A muy grandes rasgos estas son las ideas del libro de Ōtsuka (2005), aunque este resumen puede ser un tanto inexacto por no poder tratar con detalle algunas ideas. El libro da una perspectiva bastante clara del punto de vista de alguien cercanamente relacionado a esta industria, y del mismo modo, del ambiente político y económico que rodea a esta problemática. La postura de Ōtsuka es radical y como he dicho, tiene sus grades críticas, también formuladas desde el mundo del anime y el manga. Para equilibrar, espero tener tiempo pronto para poner un comentario sobre el libro de Mihara (2014).

Referencias

(1) 大塚英志, & 大澤信亮. (2005). 『「ジャパニメーション」はなぜ敗れるか』. 角川書店.

(2) 三原龍太郎著. (2014). 『クール・ジャパンはなぜ嫌われるのか : 「熱狂」と「冷笑」を超えて』.中央公論新社

(3) 大塚英志. (2002). 『定本物語消費論』. 角川書店.

(4) 東浩紀. (2001). 『動物化するポストモダン オタクから見た日本社会』. 講談社.

Edicion al inglés como:

Azuma, H. (2009). Otaku: Japan’s database animals. U of Minnesota Press.

(5) Anderson, B. (1983). Imagined communities. Reflections on the Origin and Spread of Nationalism. Verso.